4 estilos de color y su Hamabi

Sin darnos cuenta, cada uno de nosotros va eligiendo cómo se viste cada día, qué objetos tiene en casa, qué libreta usa, cómo son sus sábanas, libros, cuadros, platos… cada cosa que nos rodea está ahí por algo y poco a poco vamos creando nuestro estilo.

Hay quien hace paneles de inspiración para tener un estilo uniforme, pero casi todos nos dejamos llevar por aquello que nos gusta y nos llama la atención.

Yo tiendo al caos multicolor, aunque procuro mezclarlo con blanco en casa o mucho azul marino al vestir, para que el color destaque y no se convierta todo en un circo.

Por ejemplo, odio las sábanas de colores fuertes, me encanta hacer la cama solo de blanco o azul claro, me parece que estoy en un hotel. Luego ya pongo varios cojines o una manta colorida encima. Tengo 4 o 5 en rotación entre cama y sofá, para no aburrirme.

También me flipa tener la vajilla desconjuntada: llena de platos, tazas y boles de colores, formas y estilos totalmente mezclados (aunque los compro por parejas, eso sí).

Mí ropa es bastante básica  (vaqueros, camisetas de rayas, zapatillas clásicas, bolsos de cuero hiper sencillos), pero tengo vestidos de estampados locos, muchos pañuelos y collares más especiales.

No me van nada los colores tierra (ocres, marrones, beiges…) más que en pequeños detalles, o mezclados con toques más alegres. Pero siempre hay bonitas excepciones, como en la familia Duna, donde el toque de turquesas y azules da vida al beige.

¿Y tú, en qué gama juegas? ¿Qué colores te atraen más? Sea cual sea tu gusto, seguro que hay una pieza Hamabi que puede completarlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tal vez también te interese

Cómo aprovechar ropa vieja para hacer patchwork

Voy a enseñarte mi sistema para despiezar ropa que ya no utilizo. Hay prendas que me encantan por el tejido pero que ya no uso y me parece genial poder darles una segunda vida. Al final, este es el origen del patchwork, el aprovechamiento. El ejemplo que te enseño es una camisa que tenía por casa, pero puedes usarlo para vestidos, pantalones, ropa de bebé, sábanas o lo que se te ocurra.

Mi técnica autodidacta de patchwork de improvisación

En este post voy a hablarte de mi técnica de improvisación para hacer patchwork divertido y sin reglas. Es perfecto para aprovechar retales de todos los tamaños. Desde ropa, como te enseñaba en el post anterior, a restos de otros proyectos de costura. Te enseño algunos ejemplos que he hecho para mi misma, desde mantas con trozos muy grandes (o sea, rápidas de hacer y súper resultonas) a un neceser hecho con mucho mimo y paciencia a base de trocitos pequeños.

Haz tu propio patchwork con los nuevos patrones Hamabi

Ya están aquí los PATRONES DE PATCHWORK CONTEMPORÁNEO HAMABI Si te gusta el estilo de Hamabi, el color, los diseños geométricos y además quieres crear tus propias piezas en vez de comprarlas, ¡este nuevo proyecto es para ti!

Para recibir avisos de nuevos posts, apúntate a la newsltetter.

Además te contaré las novedades de Hamabi y muchas sorpresas e inspiración.