Brownies sobrenaturales

Seguro que tienes una receta de brownies que te gusta y te funciona. O cada vez que quieres hacer unos, busca una al azar en Pinterest. A mi me pasaba eso hasta que en mi casa se hicieron oficiales los de esta receta.

El original lo encontró mi madre en francés aquí, y viene de la receta de un famoso chef americano, la puedes ver aquí. La gracia de esta versión es que el chef se equivocó con las medidas de harina, puso mucha menos de lo habitual, y de ese error salieron los brownies más húmedos y blanditos que había probado.

Como yo siempre tengo que buscar la receta y traducirla a ojo, me hago un favor a mi misma y a ti, y la dejo por escrito aquí. Si los pruebas, ¡cuéntame!

Ingredientes:

  • 240 grs de mantequilla
  • 250 grs de chocolate para repostería
  • 4 huevos
  • 150 grs de azúcar blanco
  • 150 grs de azúcar moreno (a veces pongo solo 100 grs de cada y ya es bastante dulce, así que regula la cantidad a tu gusto)
  • 150 grs de harina
  • un poco de sal marina
  • 150grs de nueces (Opcional. Si las usas, no las piques demasiado, mola encontrar tropezones)

Pasos:

  • Precalentar el horno a 180º arriba y abajo
  • Derretir el chocolate y la mantequilla al baño María (o en el microondas).
  • Mientras, mezclar los huevos y el azúcar. Cuando más “aire” le metas a esta mezcla (con mucha vuelta de varillas, hasta que veas burbujitas), más costra quedará luego al hornear, mmm…
  • Añadir el chocolate y la mantequilla a la mezcla de huevos y azúcar.
  • Ir añadiendo la harina a la mezcla, poco a poco, pasándola por un colador para que no tenga grumos. Mezclar con delicadeza, de abajo arriba y con una espátula o cuchara de madera, para que se mezcle pero no se apelmace.
  • Añadir una pizca de sal y las nueces.
  • Verter en una bandeja plana, de unos 25 x 35cm, previamente untada en mantequilla.
  • Hornear 30-40 minutos.

Ahora, a esperar a que se enfríen si tienes tanta sanre fría. Puedes echar una siesta 😉 y tomártelos después. O tomarlos de postre con helado y dejar la siesta para luego.

En cualquier caso, brownies y siesta sobrenaturales para cualquier tarde de otoño.

Tal vez también te interese

Cómo aprovechar ropa vieja para hacer patchwork

Voy a enseñarte mi sistema para despiezar ropa que ya no utilizo. Hay prendas que me encantan por el tejido pero que ya no uso y me parece genial poder darles una segunda vida. Al final, este es el origen del patchwork, el aprovechamiento. El ejemplo que te enseño es una camisa que tenía por casa, pero puedes usarlo para vestidos, pantalones, ropa de bebé, sábanas o lo que se te ocurra.

Mi técnica autodidacta de patchwork de improvisación

En este post voy a hablarte de mi técnica de improvisación para hacer patchwork divertido y sin reglas. Es perfecto para aprovechar retales de todos los tamaños. Desde ropa, como te enseñaba en el post anterior, a restos de otros proyectos de costura. Te enseño algunos ejemplos que he hecho para mi misma, desde mantas con trozos muy grandes (o sea, rápidas de hacer y súper resultonas) a un neceser hecho con mucho mimo y paciencia a base de trocitos pequeños.

Haz tu propio patchwork con los nuevos patrones Hamabi

Ya están aquí los PATRONES DE PATCHWORK CONTEMPORÁNEO HAMABI Si te gusta el estilo de Hamabi, el color, los diseños geométricos y además quieres crear tus propias piezas en vez de comprarlas, ¡este nuevo proyecto es para ti!