Cómo casarte en NY

Este es un post súper random, nada de diseño, ni colores, ni tejidos, ni siestas.

Va de cómo casarse en NY, porque el día de mi aniversario, en diciembre, se me ocurrió contar por Instagram que me casé en NY y muchas me escribisteis pidiendo más información.

Así que como este año va de fluir, yo me dejo llevar y os cuento.

Os voy a contar los pasos que seguí yo (diría “nosotros” pero en realidad lo organicé todo yo…) en diciembre de 2017. Puede que algo haya cambiado desde entonces, pero me imagino que casi todo seguirá igual.

Por poneros un poco en situación, casarme en NY no era un sueño de infancia ni nada parecido, surgió por una serie de casualidades: estaba embarazada, queríamos papeles pero no una boda tradicional (e ir al juzgado un martes también nos parecía triste). Pensamos en hacer un último viaje pre-niño y nos decidimos por Nueva York, donde ya habíamos estado y nos había flipado.

Con todo eso en el aire, yo, que leo demasiados blog y tengo información random en la cabeza, dije: ¿y si nos casamos allí? En secreto, sin meses de organización, especial y con luna de miel incluida. ¿Por qué no?

Si crees que puede ser para ti también, estos son los pasos a seguir:

(Si tanta información os parece demasiado, buscando información descubrí que existen empresas españolas que te lo pueden organizar todo, pero con un poco de paciencia se puede hacer todo personalmente y no gastar más. )

  1. La licencia de matrimonio.

Vale 35$, puede pagarse con tarjeta o con “Money order” (es una especie de cheque o vale. Se compra en correos, parafarmacias, etc, y suele valer 1$ más del dinero que pides).

Puedes casarte en el ayuntamiento de NY, en cualquiera de los 4 distritos, nosotros lo hicimos en Manhattan, en el City Clerk  (141, Worth St, en el distrito financiero). Hay que ir un día, registrarse y esperar por lo menos 24 horas para volver y celebrar la ceremonia (y hasta un máximo de hasta 60 días). También puedes celebrar la ceremonia en otro punto de la ciudad, pero eso ya es más complicado, hay que buscar un oficiante, etc… y no tengo la información.

Para conseguir la licencia hay que empezar por rellenar un formulario. Puedes hacerlo online para adelantar algo de tiempo, aunque también puede hacerse allí directamente, se tarda 5 minutos. Es un formulario muy sencillo pero que te da un número de confirmación que tienes que llevar contigo. Esto expira a los 21 días, así que ¡tampoco hay que hacerlo demasiado pronto!

Una vez que tienes ese número (sea online o allí en el momento), te registras volviendo a rellenar los datos y te dan un número que es tu clave para poder casarte.

2. La ceremonia.

Una vez que tienes la licencia, puedes volver a las 24 horas (de lunes a viernes, de 8.30 a 3.45). Nosotros aprovechamos el puente de diciembre, así que nos registramos el jueves y nos casamos el viernes. Fuimos muy pronto por si acaso, te van casando en orden de llegada y puede haber cola… Los viernes es el día más lleno y me imagino que en épocas de buen tiempo todavía más. ¡Tenedlo en cuenta!

Cuando llegas a la oficina, vuelves a registrarte y te dan un número, tienes que pasar por dos pasos:

Primero, cuando te llaman, vas a una ventanilla para hacer el certificado de matrimonio. Vuelves a revisar los datos del día anterior para confirmar que todo está bien. Aquí es imprescindible el pasaporte y un testigo. La nuestra fue la fotógrafa que contratamos (luego te cuento más), pero dicen que puedes pedírselo a cualquiera que ande por allí. O si vas con amigos o familia a uno de ellos, claro. Aquí vuelves a pagar 25$, con tarjeta.

Después te dan otro número para volver a esperar a que te llamen, ahora sí para la ceremonia oficial. Hay dos salas, son un poco feas y no muy grandes. Nosotros íbamos solos pero había grupos de 20 o 30 personas. Parejas en vaqueros o de punta en blanco, es totalmente opcional y a nadie le importa. La ceremonia es corta y en inglés, pero a nosotros nos tocó un oficiante latino y se ofreció a hacerla en español, fue una buena sorpresa.

¡Ya estáis casados! ¡Enhorabuena!

Pero… solo para Estados Unidos, ahora viene la parte de burocracia para hacerlo legal es España. Nosotros lo hicimos esa misma mañana en un par de horas, porque no teníamos más días. Si vas a quedarte más tiempo, puedes volver otro día a terminar el papeleo, y dedicar ese día a celebrar directamente. Pero como vas a oficinas como de peli de abogados, estás en NY y todo es emocionante, tampoco se nos hizo muy pesado.

  1. Conseguir el Extended Certificate. Es como una copia del certificado. Antes de irte del edificio, hay que ir a la Records Room y pedirlo. Se pagan otros 35€$ con tarjeta.
  2. Ahora necesitas un sello oficial sobre el Extended Certificate. Hay que ir al edificio de enfrente, “Supreme Court Building”, (60, Centre Strret. El de la escalinata enorme, hazte fotos!) para que lo sellen en la Notary Public Desk. Cuesta 3$. Creo recordar que estaba en el sótano.
  3. Una vez sellado, tienes que conseguir la Apostilla de La Haya. Hay que ir a una oficina unas cuantas calles más lejos (5 minutos andando), la New York State Department of State (123 Williams Street, entre Fulton y John), hacer cola y que te la sellen. Vale 10$ pero solo puede pagarse con Money order, así que tendrás que conseguirla antes.

Ahora sí ¡Ya tienes todo! Puedes ir a comer, a hacerte fotos, a ver un museo o perderte por la ciudad, estás en Nueva York!

Parece mucho pero todo está indicado, todo el mundo está haciendo lo mismo y los funcionarios son majos y hay buen rollo en las oficinas.

Por último… ¡la burocracia Española! Esto ya es un rollo, pero el mismo o menos que si te casaras en España. Si todo lo anterior lo hiciste en una mañana, espera 8-10 meses a conseguir tu Libro de Familia en España…

Al volver, hay que ir al registro civil con:

  • El certificado de matrimonio sellado con la Apostilla de La Haya.
  • Una traducción jurada de todos los documentos americanos
  • Los certificados de nacimiento de ambos
  • DNIs de ambos
  • Volantes de residencia

Toda esta información (a ver si hay suerte y la cogen a la primera) se manda a la central en Madrid y se esperan varios meses… Cuando está aprobada, hay que volver al registro, con cita previa para confirmar los datos y ¡hacer un examen sobre tu pareja! Como en Matrimonio de Conveniencia! No teníamos ni idea y flipamos. Pero nos dejaron solos y juntos en una sala y nos copiamos todo ;). Ahora sí, te dan el Libro de Familia y se acabó.

Cosas que hicimos ese día o ideas varias para hacerlo especial:

Modelito: Era diciembre y con temporal de frío, así que íbamos con nuestros mejores abrigos. Si hubiera sido primavera me hubiera puesto más mona… Pero es totalmente personal y allí se ve de todo. En NY hay servicios de peluquería y maquillaje en hoteles, busca online si te interesa, ¡allí todo es posible!

Flores: Me las compré en el supermercado Whole Foods en día anterior. En la puerta del ayuntamiento hay un señor muy majo que vende ramos, y me hacía ilusión comprarlas allí, pero las vi en directo y me parecieron un poco ñoñas…

Comer: No somos de gastar mucho en comida ni de restaurantes elegantes, así que una hamburguesa de Shake Shack hubiera estado bien. Pero nos habíamos quedado con antojo de langosta en el Chelsea Market en un viaje anterior y fuimos a por ella. Langosta y sopa caliente como banquete de boda, ideal!

Si hace bueno, un picnic o pizza en Central Park o algo así de tópico también hubiera molado. Pero si te apetece algo más especial, puedes ir al Plaza a tomar champán, o al romántico River Café, que además está a un paseo, cruzando el punte de Brooklyn.

Fotógrafo: Fue en lo único que invertimos, me parecía importante tener unas buenas fotos para recordarlo todo. Busqué online y encontré a esta chica española, Celeste Hernández,  para nosotros era más sencillo hablando el mismo idioma. Nos siguió discretamente durante la ceremonia, y luego salimos a la calle un rato a hacernos más fotos. Al día siguiente ya nos mandó una pequeña selección, y con eso le dimos la noticia a las familias! Miradlo con tiempo porque lo difícil suele ser cuadrar las agendas.

Hay muchas webs de bodas con consejos e ideas, mirad mucho y ¡a disfrutarlo! Contadme si se hace realidad, me hará mucha ilusión.

Tal vez también te interese

Cómo aprovechar ropa vieja para hacer patchwork

Voy a enseñarte mi sistema para despiezar ropa que ya no utilizo. Hay prendas que me encantan por el tejido pero que ya no uso y me parece genial poder darles una segunda vida. Al final, este es el origen del patchwork, el aprovechamiento. El ejemplo que te enseño es una camisa que tenía por casa, pero puedes usarlo para vestidos, pantalones, ropa de bebé, sábanas o lo que se te ocurra.

Mi técnica autodidacta de patchwork de improvisación

En este post voy a hablarte de mi técnica de improvisación para hacer patchwork divertido y sin reglas. Es perfecto para aprovechar retales de todos los tamaños. Desde ropa, como te enseñaba en el post anterior, a restos de otros proyectos de costura. Te enseño algunos ejemplos que he hecho para mi misma, desde mantas con trozos muy grandes (o sea, rápidas de hacer y súper resultonas) a un neceser hecho con mucho mimo y paciencia a base de trocitos pequeños.

Haz tu propio patchwork con los nuevos patrones Hamabi

Ya están aquí los PATRONES DE PATCHWORK CONTEMPORÁNEO HAMABI Si te gusta el estilo de Hamabi, el color, los diseños geométricos y además quieres crear tus propias piezas en vez de comprarlas, ¡este nuevo proyecto es para ti!