Todo lo que llevo en el neceser

Me apetecía hacer este post hace tiempo. No diré como las influencers de Instagram “Muchas me habéis preguntado…” porque sería mentira. Quería enseñaros lo que mola el kit de neceseres de Hamabi.

Yo siempre he sido la loca de las bolsas y neceseres y he tenido mil por casa: buenos y malos, de publicidad o hechos por mi hace años. Pero desde que hice este kit, me quedé con uno y es el que uso en cada viaje. Solucionan perfectamente todos los problemas de orden en maletas, bolsas de gimnasio o bolsos gigantes del día a día.

¿Te enseño cómo los lleno yo?

El grande es mi neceseres de viaje o gimnasio. Me gusta que caben muchas cosas, pero cuando va medio vacío, ocupa solo lo que lleve dentro. Nada de espacio vacío y aire en las maletas, ¡que volamos barato! O si no va lleno, meto los otros dos dentro.

Mis básicos del neceser son:

Crema con protección solar y antiedad. La recomienda a tope Cristina Mitre, así que me la apunté y llevo más de un año usándola ¡todo el año!

Exfoliante de cara de Khiels. Repito porque mola mucho, es suave pero eficaz.

Serum de The Ordinary. Lo compro en The Singular Olivia

Aceite de pelo de Davines para los pelufos que rondan la cabeza (mucho más después del embarazo, ¡horror!) Esto los controla bastante, da brillo y suavidad.

Para la noche voy variando, esta crema de Avril me gusta, pero creo que necesito algo más potente… 😉

El mediano es para el maquillaje. Yo me maquillo siempre igual, pero cada día. Si es un día más espacial, me pongo pintalabios o el eyeliner negro en vez de marrón. Y si va a haber mucha foto, BB cream de Avril, nada más.

Soy la loca de los coloretes, tengo mil. He usado el tinte de Benefit durante años, pero cuando se acabó el último probé el de Lucia Bé. Me gustan igual, ¡y el precio es mucho mejor! Otros que tengo son los de crema de &Other Stories, de polvo de Clinique, o de barra de marcas desconocidas.

El corrector es imprescindible aunque sea para bajar a por el pan (tengo la piel transparente y ojeras de huerfanita desde siempre). Mi madre no se maquilla casi nunca, pero lo único que siempre hubo en casa fue el corrector de Clinique. Lo uso desde adolescente y soy fiel . También a la máscara High Impact.

También tengo hace años la paleta Nude de Naked (la más básica, no necesito más y es cómoda de llevar). Jugar un poco con las sombras y luces en los párpados hace la mirada mucho más interesante.

Voy usando lápices baratos o caros (según me pille) para el eyeliner. En el día a día lo uso marrón, y los días especiales negro.

Hace un par de años añadí el lápiz de cejas al proceso, y lo cambia todo. Tengo alguna calva y hace que la ceja quede mucho mejor, ¡ pero nada de efecto Kim Kardashian! Esta de Kiko me encantó, es muy cómodo no tener que estar pendiente del sacapuntas.

El neceser pequeño es el salvavidas para que el orden llegue hasta el final.

Yo llevo siempre mil gomas de pelo, aunque luego no use ninguna. Finas, gordas y últimamente mucho scrunchie.

También llevo pasadores y horquillas (mi secreto es comprarlas en Zara Kids, son baratas y mucho más divertidas que las de mayores!)

Y, claro, los pendientes, collares y anillos que voy rotando. Tengo de mil sitios, pero los pendientes pequeñitos me gustan mucho de & Other stories . Quedan bien para mezclar y si los pierdo no es un drama.

Tal vez también te interese

Haz tu propio patchwork con los nuevos patrones Hamabi

Ya están aquí los PATRONES DE PATCHWORK CONTEMPORÁNEO HAMABI Si te gusta el estilo de Hamabi, el color, los diseños geométricos y además quieres crear tus propias piezas en vez de comprarlas, ¡este nuevo proyecto es para ti!

Un libro de patchwork que me encanta y el trabajo artístico de las mujeres

Hace tiempo que quiero escribir sobre este libro, uno de mis favoritos de patchwork: Quilts 1700-2010 Hidden Histories, Untold stories. En 2010 viví en Londres durante unos meses y tuve la suerte de dedicarme a hacer algunos cursos de diseño, costura y creatividad en Central Saint Martin. Cuando no tenía clase, me perdía por barrios y museos. Así que, por casualidad, vi la exposición de la que cual este libro es el catálogo.

4 estilos de color y su Hamabi

Sin darnos cuenta, cada uno de nosotros va eligiendo cómo se viste cada día, qué objetos tiene en casa, qué libreta usa, cómo son sus sábanas, libros, cuadros, platos... cada cosa que nos rodea está ahí por algo y poco a poco vamos creando nuestro estilo. Hay quien hace paneles de inspiración para tener un estilo uniforme, pero casi todos nos dejamos llevar por aquello que nos gusta y nos llama la atención.