Paredes pintadas, mi nueva obsesión en decoración

Este 2020 va a estar lleno de sorpresas, y probablemente una sea que nos mudemos de casa. No sabemos a dónde y cuándo todavía porque las opciones están abiertas, pero pasará.

Y una de las cosas que más ilusión me hace es tener una nueva casa vacía para decorarla desde cero. No será con mucho presupuesto ni grandes obras, pero lo que es seguro es que estará llena de color.

Estoy bastante aburrida del minimalismo y de las casas blancas sin ninguna alegría.

Entiendo que el blanco da luz y transmite limpieza y calma, por eso combinarlo con trozos de pared a contraste me parece la opción ideal.

Me imagino el color una sola pared, todo un cuarto con la franja de abajo a contraste, cuartos de baño llenos de color con azulejos blancos, muebles integrados en la pared pintando ambos del mismo color… ¡Una fiesta!

Creo que lo difícil es mantener una gama de color coherente y que la casa no acabe siendo un circo. Pero con pinturas sutiles, empolvadas o más oscuras no tiene porqué ser imposible.

De momento he hecho estos paneles de inspiración, con fotos de Pinterest y mantas Hamabi, para ver cómo podría encajar en una casa real. Cuando se acerque la fecha de la mudanza investigaré sobre pinturas y marcas y haré moodboards con muebles y complementos. Si os interesa, lo seguiré publicando

Y a ti, ¿te gusta esta tendencia? ¿O eres más minimalista? ¿O más colorido todavía y tu casa es una alegría desbordada?

Tal vez también te interese

Picnic de verano

Este verano he decidido salir de casa, para llevar el color a todas las aventuras que tenemos por delante. Podemos hacer un picnic debajo de casa una tarde después de trabajar, y sentir que el verano es mucho más que las pocas semanas de vacaciones.

Primer curso de Patchwork

Esta semana impartí mi primer curso de patchwork en la Galería Urania de Barcelona. Un centro cívico reluciente y estrenado hace muy poco que no conocía.

Bauhaus XL quilt

Esta manta fue un proyecto especial que hice para regalar en una boda. Me apetecía mucho jugar con piezas más pequeñas, con diagonales y con mi gama de colores tradicional: Mucho azul y blanco pero con toques fuertes de amarillo y rosa.

¿Jugamos?

La segunda colección de Hamabi fue un juego. Inspirada en los dados, las cartas, los puzzles… Con diseños muy sencillos o más complejos, con colores vivos pero matizados, nos dedicamos a soñar.

Primera Colección

La primera colección Hamabi fue un impulso. Una colección sin tema ni orden, pero llena de ilusión y ganas. Con mucho color pero poco presupuesto. Con muchísimo mimo por el detalle pero todavía más que aprender.

2019 Experimenta

¡Feliz año! Este es el primer post en el blog de Hamabi y no sé muy bien por dónde empezar.